DIY ¿moda o necesidad?

Habrán visto por la red muchas veces las siglas DIY: se corresponden con la frase en inglés Do it yourself (hazlo tú mismo). Podemos encontrar en internet ideas para objetos de decoración, prendas de vestir, complementos, trucos para el día a día... y todo lo que queramos, hecho a mano y casi siempre con elementos que solemos tener en casa o que podemos conseguir fácilmente, con un coste muy bajo.



Esta filosofía tiene varios beneficios:
  • Reutilizamos objetos que antes considerábamos sin valor o simplemente basura
  • Activamos la imaginación y la creatividad
  • Renovamos la decoración o el vestuario con apenas inversión
  • Es una manera muy útil de emplear el tiempo, incluso una terapia de relajación
  • Fomenta la vida en familia, pues hay cosas que se pueden hacer con la participación de niños y mayores


Por estas ventajas, la corriente DIY ha tenido y sigue teniendo su bomb en esta época de crisis. Aprovechamos el tiempo ocioso si estamos en la cola del paro, y las cosas que tenemos amontonadas acumulando polvo, matando dos pájaros de un tiro. Es más, le damos nuestro toque personal, con lo que el objeto que creamos además de ser diferente es único. Incluso para esta época navideña que se acerca hay muchas ideas en la red que puedes pillar para decorar la casa para la ocasión; en mi blog también tienes algunas ideas aquí.



Muchos han hecho de este hobby su nuevo trabajo. Se han convertido en profesionales del hand made pudiendo comercializar sus productos y vivir de ello: muebles para almacenaje con palets, decoración con latas o tarros de vidrio, bisutería original, tiendas de ropa de segunda mano... De ahí la pregunta con la que titulé esta publicación...



Y tú qué crees: DIY ¿moda o necesidad?