Working Girl II

Ya a mediados de septiembre, muchos volvieron de las vacaciones, volvieron a la rutina del trabajo, la casa, los niños... Otros ni siquiera hemos disfrutado de las ansiadas vacaciones con este calor tan horrible, y muchos otros (todavía demasiados) siguen buscando empleo. Pero lo que nunca cambia es la pregunta de todos los días: ¿Qué me pongo? 

Aquí les dejo con una nueva entrega de ideas para las mujeres trabajadoras que no quieren dejar a un lado el estilo por muchas horas de trabajo que tengan por delante ni por todo el calor que pueda hacer. El primer post para la Working Girl tuvo como protagonistas a los vestidos de verano, esta vez le toca el turno a nuestra gran aliada, la falda.


Antes que nada, ojito con el tipo de falda, porque estará directamente relacionada con el tipo de cuerpo que tengas, con el objetivo de equilibrar tu figura.

Las faldas largas o maxi-faldas son muy cómodas y aptas para casi todo tipo de morfología corporal. Además, dan mucho juego con el tipo de calzado que podemos llevar, desde un taconazo, hasta unas esparteñas o unas sandalias, pasando por unas cuñas.

Las mujeres con caderas o culete predominantes deben tener especial cuidado con la falda central de la imagen, por dos motivos: las rayas horizontales y lo ajustada que queda al cuerpo. Pueden ver más consejos para esta problemática aquí. Para las que pueden usarlas, tienen una amiga tanto para verano como para invierno con un simple cambio de complementos.

La última falda, y sin duda una de las protagonistas de este verano que ya nos abandona, es la falda midi, también muy recomendable en la mayoría de los tipos de cuerpos. Será lisa o estampada dependiendo del caso concreto de morfología, pero igualmente la podrás exprimir con un sinfín de accesorios, dándole tu toque personal.

¿Qué te pondrías?

¿Prefieres vestido o falda para combatir el calor?


Si te gustaría conocer otros trucos adaptados a tí personalmente, contacta conmigo en meryshopping@hotmail.es

Besos,