Hacer una maleta de viaje

Qué fácil es hacer una maleta de viaje para las vacaciones ¿verdad? ¡Pues no! De las tareas de Personal Shopper quizás esta es la más arriesgada. Tienes que meter de todo en una minúscula maleta de mano, y que no falte nada, ni que se pase del peso permitido, además de combinar todo a la perfección para estar diariamente de punta en blanco, y además, cómoda. ¡Ufff!

Para prestar este servicio se tiene que conocer muy bien al cliente, es decir, se debe haber trabajado con anterioridad con esa persona y además, en varias ocasiones hasta completar al menos el tridente de belleza. Ya tendremos una base para acertar con el contenido de su maleta de viaje, ya que conoceremos sus gustos y personalidad a la hora de vestir, así como tres puntos claves para la asesoría de imagen: colorimetría, morfología y visagismo.




Para hacernos una idea, vamos a poner un ejemplo: viaje de una semana, de lunes a domingo, para dos comunidades del norte de España, en el mes de Octubre. Detalles a tener en cuenta:
  • Octubre en estas regiones no es como el Octubre en las Canarias, allí será otoño auténtico, hará algo de "rasca": no es tan fácil como hacer una maleta para el verano, que las piezas pesan menos y ocupan poco espacio.
  • Son dos comunidades, por lo que no nos quedaremos siempre en el mismo alojamiento: tendrán que ser prendas cómodas y que no se arruguen fácilmente, y una maleta fácil de hacer y deshacer.
  • Solo podemos llevar maleta de mano, no podremos facturar nada y tampoco podremos llevar el bolso que solemos llevar a parte de la maleta. Será un todo en uno.
Vamos a obviar la ropa interior y el pijama, además de utensilios de aseo personal. ¡Hacemos la maleta! 

Bastará con tres pares de pantalones, uno de ellos que pueda usarse de noche combinado con complementos para completar un look para ir un poco más arreglada

Tendremos una camiseta para cada día, sin olvidar que alguna usaremos de noche, por lo que deberá ser más versátil que las demás.

Tendremos suficiente con tres jerseys, además de un abrigo.

Para andar más cómodas, nada como unas bambas y una mochila que nos deje las manos libres. Contra el frío y la lluvia, una bufanda y un paraguas. Y por si necesitas algo de tacón diariamente (como yo) y también para ir más arreglada a alguna cena, unas botas estilo Chelsea.


Les aseguro que todo esto cabe dentro de una maleta de mano. Recordemos que todo lo que llevemos puesto no se cuenta, como por ejemplo, un jersey, un par de pantalones, una camisa y un par de zapatos, que podremos utilizar en la semana y no solo el primer día.

Si tienes alguna duda, siempre puedes contactar conmigo en las redes sociales como @shoppingmery o en mi correo meryshopping@hotmail.es


¡Feliz viaje!