Perfecta en el aeropuerto

Ya en junio y casi verano, comienza la época por excelencia de las vacaciones. Después de haber elegido destino para tu viaje y alojamiento, lo que te queda es hacer la maleta y plantarte en el aeropuerto a coger tu vuelo. Personalmente, no sé qué me gusta más, si la preparación del viaje o ese día mágico en el que sólo tienes que coger tu maleta con destino al lugar donde hayas decidido viajar. 


Pero seguramente se presenten varios interrogantes al empacar tus cosas en la maleta (normalmente de mano para ahorrar costes): qué es imprescindible, qué tipo de ropa llevo, qué no puedo llevar en la maleta de mano... Hace tiempo escribí un post contándoles mi propia composición de la maleta de viaje (puedes verlo aquí). 

Pero la pregunta a la que intentaremos contestar hoy es: ¿qué ropa llevo para el vuelo? Y es que no es lo mismo lo que llevamos para una cena con amigos que lo que nos pondremos para caminar, tirar de una maleta, esperar sentados o de pie, estar un par de horas en el avión... Y quizás hasta correr de un lado a otro si nos cambian el vuelo de puerta. 

Ante todo esa ropa debe ser cómoda, ya que como bien sabemos, podemos estar mucho tiempo "tirados" en el aeropuerto, o en el mismo vuelo, y necesitaremos estar lo más cómodos posible. Quizás lo que sea más cómodo para mi no lo sea para ti... Por ejemplo, yo prefiero unos vaqueros que no sean de tela muy gorda, como los que llevaba en este post. Me van a proteger del frío y no me van a sobrar en el caso de que haga calor. Sin embargo, hay quien se siente perfectamente cómoda con una falda larga, o incluso con pantalones más sueltos que un jeans. Esto es cuestión de percepciones. 

Lo de ir de forma confortable, no sólo se reduce a la ropa, también a los zapatos y complementos. Como hemos sufrido alguna vez que otra en nuestras carnes seguramente, sabemos que en el aeropuerto todo puede pasar. Horas tirada en el suelo, vuelos retrasados, cambios de puerta en el último momento... ¡Pies para que os quiero! Y claro, tenemos que correr con todo a cuestas... Por eso lo mejor es llevar un bolso práctico tipo mochila y unos zapatos cómodos también estilo deportivas, botas planas, bambas o incluso sandalias planas. 

Además, todo lo que llevemos puesto deberá ser combinable con el resto de prendas que llevas en la maleta, porque así ahorras espacio en la misma. Si llevas pantalón, lo podrás utilizar en más de una ocasión muy probablemente, y si llevas falda o vestido, seguro que te lo podrás poner para alguna cena. Con los zapatos y complementos ocurre igual, escógelos de manera que combinen con el resto del equipaje para que no tengas que cargar doble. 
Un truco casi infalible es llevar puesto el mayor número de prendas posible en el momento de pasar el control de equipaje, para que así puedas pasar tu maleta de mano sin problema alguno y no tener que facturar. Una vez dentro del avión, puedes meter lo que no vayas a utilizar en ese mismo momento en la maleta y volar cómodamente con lo imprescindible puesto. Aunque recuerda siempre dejar un pequeño hueco para los recuerdos que te vayas a traer de tu destino vacacional. 



Espero que hayan cogido nota de las dos características básicas que debe tener nuestro look de aeropuerto, cómodo y combinable. Dejemos los tacones y los clutch para otros momentos más adecuados y centrémonos en disfrutar del viaje plenamente sin incomodidades.



Cuéntame, ¿sueles tener presente estos consejos para viajar?

¿Qué tipo de ropa sueles llevar de viaje?



Besos,













http://www.meryshopping.es/p/asesoria-integral-de-imagen.html