¿Prefieres que te recuerden o que te olviden?

Quizás seas un poco tímida, pero hablamos de otra cosa. Seguro que alguna vez has tenido que enfrentarte a una primera cita, una entrevista de trabajo o a una exposición hablando en público. En estos casos, qué prefieres, ¿ser recordada por lo que eres y lo que desprendes, o ser olvidada sin más, como si de un espectro se tratara? 
Creo que la respuesta es unánime: todos queremos ser recordados por lo que somos y por lo que expresamos con nuestras palabras, nuestros gestos y nuestro cuerpo. Somos un todo, no podemos evitarlo.

Ya les hice una pequeña introducción a mi otra faceta como Asesora aquí donde les enumeré una serie de pasos concentrados en un plan para sacar a relucir tu máximo potencial. ¿Y por qué es esto tan importante? En realidad lo verdaderamente importante es cómo te muestras al mundo (profesional, personal...y en todos los sentidos), ¿y para qué dejarlo a medias si puedes mostrar todo tu YO?

Seguro que cuando vas a una cita importante en tu vida, ya sea por razones personales o profesionales, quieres dar lo mejor de ti, mostrar todo lo que vales y sientes, todos tus conocimientos, tu mejor sonrisa, tus más altas vibraciones. Pero quizás no seas consciente de que tú misma puedes estar poniendo barreras entre tus deseos y el resto del mundo.

¿Cómo alineamos estas dos vertientes de ti en tu propio beneficio? Con estas tres premisas:



  • SÉ AUTÉNTICA: o lo que lo mismo, sé tu misma. No tienes que copiar a nadie, tu tienes tu manera de expresarte, de ser, de sentir. No tienes porqué idealizar a otra persona ni interiorizar sus formas de hablar o de vestir. Otro apunte: no buscamos ser perfectas sino auténticas, la perfección no existe, si vamos en su búsqueda perdemos el tiempo.
  • SÉ COHERENTE: esto también es un trabajo de auto-conocimiento, y recuerda que estamos alineando dos vertientes de ti misma, por tanto, ambas tienen que ir en la misma dirección. Lo que dices con lo que sientes, lo que deseas con lo que haces para conseguirlo, lo que expresas con lo que quieres expresar. 
  • SÉ VISIBLE: hazte ver, con tu presencia y con tu ausencia. Aflora tu esencia, déjala ver a través de tu físico, tu estética y tus formas. No hablamos de ropas caras ni de maquillajes imposibles, sino de lo que se ajusta a ti, a tu identidad. Brilla con tu estilo, con tus valores, con tus gustos, siendo coherente con lo que persigues y siendo auténtica.

Con estas tres simples pero decisivas acciones seremos recordados en cualquier situación por lo que somos, no por lo que tenemos. Por eso es importante discernir entre ser o tener: no dejes que una prenda tenga más importancia que tú, busca y encuentra la armonía entre tu imagen y tu ser propiamente dicho.


Entonces, ¿qué prefieres?

Besos,


Como te he dicho en otras ocasiones, el primer paso corre de tu parte, lo demás es cosa mía. Contacta conmigo para hacerte ver: meryshopping@hotmail.es