Tu armario en una maleta

«Es un fenómeno muy extraño, pero cuando reducimos lo que poseemos y esencialmente «desintoxicamos» nuestra casa, también tiene un efecto de desintoxicación en nuestros cuerpos». Marie Kondo.

Frases célebres de esta gurú del orden hay cientos, y seguramente ahora mismo te estás preguntando qué relación tiene el título de la entrada con el método Konmari. Acompáñame a descubrirlo.


Agosto, mes por excelencia de vacaciones, viajes y desconexión. Si eres de las (afortunadas) que tienen que preparar la maleta en estos días, y más aún en el caso de que no te guste hacerla, dime si te suena alguna de estas preguntas:

  • ¿Maleta grande o de mano?
  • ¿Me bastará con dos pantalones o cojo más?
  • ¿Cuántos pares de zapatos me llevo?
Y miles de cuestiones más que se nos presentan cuando estamos delante de una maleta vacía. Pero realmente, ¿qué buscamos en una maleta de viaje?

Versatilidad
Funcionalidad
Combinable
Accesibilidad
Diversión

¿Por qué no buscar esto también en nuestro armario?

VERSÁTIL
En una maleta deben primar las prendas que se adapten fácilmente a situaciones o usos diferentes. Por ejemplo, un vestido que añadiendo uno u otro complemento lo podamos convertir para un look más formal o informal. 
Es una característica imprescindible tal y como yo veo el armario. Éste debe estar a nuestro servicio y ofrecernos distintas posibilidades según el momento al que tengamos que enfrentarnos, de día, de noche, una entrevista profesional, una salida más familiar o entre amigos. 
Pero, algo más importante y que debemos preguntarnos a nosotras mismas, ¿soy una mujer versátil? ¿me adapto a distintos contextos y diversos desafíos con facilidad? Si la respuesta es afirmativa, tu armario debería ser fiel reflejo de tu versatilidad.

FUNCIONAL
¿Cuál es la utilidad eminentemente práctica de la maleta? Contener y transportar lo necesario para los días de viaje. 
¿Y cuál es la función del armario? Guardar la ropa hasta el momento en que te la vayas a poner, simple y llanamente. Debemos tenerlo organizado de tal manera que las prendas estén accesibles, fáciles de ver y de alcanzar, con las dimensiones y la forma adecuadas para ello. 
Entonces, ¿qué crees que pasará si lo llenamos de un vestuario innecesario, fuera de nuestra gama de colores, de tallas que no son la nuestra, de prendas que no se adaptan a nuestra vida diaria, de esos "por si acaso" que al final siempre acaban estorbando?
El armario (o tu equipaje de estas vacaciones) acabará siendo complicado, complejo, incómodo, no te va a representar y cada vez le cogerás más apatía. Te resultará difícil elegir la ropa día tras día, te vestirás al azar y estarás desaprovechando una poderosa herramienta de comunicación, tu propia imagen.

COMBINABLE
Si en tu maleta de viaje incluyeras prendas que no se pueden mezclar entre sí, ¿cómo crees que irías vestida en estas vacaciones?
En tu armario la gran mayoría, por no decir la totalidad de tus prendas, deben poder combinarse entre sí. Se trata de tener las prendas necesarias (ni pocas, ni muchas, depende de cada persona, situaciones, estilo de vida...) y que además de adaptables y prácticas, se puedan incorporar a distintas indumentarias sin que pierdas tu Esencia. 
Tras un trabajo de autoconocimiento, tú como mujer puedes desarrollar tu propia estrategia para hacerte con un armario combinable: prendas básicas de entretiempo más complementos de temporada, básicos en colores neutros de su gama más accesorios con una personalidad más marcada, o cualquier otra maniobra que ponga tu armario al servicio de tu imagen y tu yo más profundo.

ACCESIBLE
Este concepto va muy unido al de funcional, pero centrándonos en su sentido más emocional, quiere decir que debe ser sencillo, tratable, afable, cordial, llano, franco... Debemos verlo y tratarlo como nuestro amigo, nuestro compañero, y eso solo lo conseguiremos si las prendas que lo componen cumplen los tres requisitos anteriores. Pregúntate entonces, si para ti tu armario es tu amigo o tu enemigo actual.

DIVERTIDO
Si podemos divertirnos cada día eligiendo nuestra indumentaria, ¿por qué hacerlo aburrido?


Entonces, ¿eres capaz de meter tu armario en una maleta? Espero que hayas ido leyendo este post como un check list y hayas tachado más de una característica que cumpla tu ropero actualmente.

Si no es así, cuenta conmigo para ayudarte. Nos centraremos en ti, en cómo vives tu realidad, cómo es tu trabajo diario y en cómo puedes poner tu Imagen y tu armario a trabajar en tu beneficio para que tu Marca como Mujer Profesional y Emprendedora sea una prolongación de tu Yo más profundo.

Contáctame si quieres ampliar información o resolver cualquier duda que tengas.

Podemos establecer una sesión online gratuita de 20 minutos sin compromiso.













http://www.meryshopping.es/p/asesoria-integral-de-imagen.html